Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/content/04/3998904/html/sites/tuproductividad/clases.php on line 22
Tu Portal de Productividad

Tu Productividad

Patrocinado por:

votar

GTD: 5 malos hábitos productivos que puedes cambiar

26/05/2015 por Daniel Aguayo via DuTudú

Leer original en DuTudú


GTD es un sistema de hábitos. Eso quiere decir que para que funcione hemos de implementar una serie de hábitos productivos. Eso no evita que cuando empezamos, quizá por heredar costumbres antiguas, tengamos algunos malos hábitos que evitan que podamos usar GTD a su pleno potencial .

Éstos son algunos posibles malos hábitos que podemos tener. Como la forma de evitar los malos hábitos empieza por sustituirlos por uno bueno también comento la alternativa positiva.

Leer y hacer, o procesar y hacer. La vida antes de GTD suele consistir en la siguiente situación: se nos ocurre una gran idea y tal y como aún la estamos pensando nos ponemos a trabajar en ella. También para los recién llegados es habitual empezar a procesar la bandeja de entrada y en cuanto identificamos qué es la cosa que estamos procesando hacemos algo con ella.

La alternativa es seguir los pasos marcados por GTD: capturar, procesar y hacer por separado. Esto permite que nos centremos en un tipo de trabajo en cada momento y podamos pensar mejor sobre las cosas que capturamos.

Pues ya que estoy... Esto sucede cuando estamos haciendo alguna acción y recordamos que en ese mismo lugar o con esa misma herramienta hay otros asuntos pendientes que podríamos hacer, o al menos que están relacionados. Que se nos haya ocurrido ahora no quiere decir que realmente debamos hacer algo, o que sea lo más importante en este momento.

Lo correcto es, por tanto, capturar ese asunto pendiente para procesarlo más tarde. Incluso si creemos que es algo urgente podemos procesarlo cuando acabemos la tarea en curso, y una vez en los contextos decidir si lo adelantamos y lo hacemos a continuación, pero nunca antes de procesarlo y ponerlo al mismo nivel que el resto de acciones.

Hacer cosas que sabes que tienes que hacer. Parecido al anterior, recordar algunas acciones que puedes hacer a continuación. Si haces cosas sin consultar los contextos dejarás de confiar en ellos. Lo adecuado es volver a revisar los contextos y escoger una acción de ahí cada vez.

No determinar si las cosas requieren acción inmediata. No ser precisos respondiendo a la pregunta “¿requiere acción inmediata?”, sobre todo al adjetivo “inmediata”, hace que llenemos los contextos innecesariamente, nos carguemos de trabajo y el sistema deje de ser útil. Lo mejor, ser sinceros y tomarnos el tiempo necesario para responder a la pregunta.

Hacer lo que más te apetece. Recorrer la lista y escoger de ella solo los caramelitos, las acciones más atractivas. Es la mejor forma de no avanzar en tus proyectos. Muchas de las acciones no atractivas se solucionan revisándolas, convirtiéndolas en acciones más pequeñas y redactándolas de forma accionable. Aún así, si queda alguna acción que todavía se nos resiste, tendremos que revisar nuestro compromiso con ella.

¿Te has sentido identificado con alguno de estos hábitos? ¿Hay algún otro hábito improductivo que te llame la atención?

Fotografía: Studying

Artículo original de Daniel Aguayo en Du Tudú.

[0.016601]